Las voluntarias y voluntarios de las 22ª y 8ª Compañías de Bomberos de Santiago, visitaron nuevamente las diversas dependencias del Hospital Roberto del Río para repartir colaciones saludables a 300 niños que llegaron hasta el recinto pediátrico del norte de la capital. Pero eso no fue todo, porque los Bomberos también se dieron tiempo de traer uno de sus carros bomba al que la comunidad hospitalaria tuvo acceso, para conocer y fotografiarse junto a ellos.

Luis Segovia, Bombero de la 22ª Compañía de Bomberos y quien estuvo a cargo de la coordinación de esta visita indicó que “ya llevamos 4 años realizando actividades en el Roberto del Río y agradecemos la disposición que han tenido con nosotros para hacer este tipo de acciones. Este año, voluntarios de nuestra compañía pero también de la 8ª, aportaron con sus granitos de arena para poder venir y fue así como pudimos llegar no solo voluntarios sino también nuestras familias e incluso postulantes con quienes tuvimos una linda experiencia. Nos vamos cargados de energía y este tipo de actividades nos motivan a seguir creciendo como compañía, pero también como institución y esperamos seguir este lazo con el Hospital”.

Los usuarios del Roberto del Río también pudieron disfrutar con los regalos saludables, pero sobre todo con la visita de uno de los Carros que Bomberos pudo exhibir en el frontis del Hospital. Cornelio y su hijo Benjamín López estuvieron ahí y conocieron uno de los camiones con los que los voluntarios de la 22ª Compañía combaten el fuego. “A los niños les gusta el oficio de los bomberos y en particular el Benjita se siente atraído con ellos. Además con esto uno lo saca de estar todo el día dentro del Hospital y la verdad que el poder ver esto es muy atractivo para todos los usuarios”.

Finalmente el Director del Roberto del Río, Dr. Ricardo Pinto señaló que “la visita los bomberos a nuestro hospital se enmarca en una larga amistad y la gran disposición de los voluntarios a estar en contacto con nuestras necesidades. Como siempre estamos agradecidos de los chicos buenos”.