El Hospital Roberto del Río, gracias al apoyo de la Fundación Auxilio Maltés, inauguró la II Etapa y final de URACI (Unidad de (Re)Habilitación con Atención Clínica Integral). Se trata de un espacio de 320m2, ubicado en el 5°piso, que está equipado con tecnología de punta y que permitirá entregar alrededor de 7.000 atenciones clínicas y cerca de 70.000 procedimientos anuales, a alrededor de 3.000 niños médicamente complejos y ambulatorios que llegan al Hospital (incluye pacientes postquirúrgicos, críticamente enfermos agudos y reagudizados, pacientes prematuros, con patologías y/o malformaciones congénitas crónicas, traumatismos, quemaduras graves, y secuelas de enfermedades graves, etcétera).

Es el caso de la pequeña Dominga de 6 años, quien producto de una mielomeningocele viene habitualmente junto a su padre Esteban a la nueva Unidad URACI. “Mi hija va a tener que estar ligada de por vida al Hospital. Su condición hace que requiera muchos especialistas y sé que aquí en el Hospital vamos a estar bien acogidos. Sé además que si a la Dominga le pasa algo, yo corro para acá y aquí las atenciones van a ser en serio, scanner, radiografías, lo que sea necesario. Aquí están todos los profesionales, está el equipo completo, no puedo pedir más. Esto es de largo aliento y al menos tengo acá a un partner en el Roberto del Río que me va a estar apoyando siempre” destacó este padre y usuario.

Luego de la ceremonia de inauguración, a la que asistieron diversas autoridades, una de las artífices de este nueva Unidad y quien además es la jefa de URACI, Dra. Bettina von Dessauer señaló que “este modelo integral significa en el fondo que los pacientes están a cargo de pediatras y que trabajan en colaboración con todos los subespecialistas médicos, los profesionales no médicos y administrativos, generando un plan integral adaptado a cada niño. Realmente es interdisciplinario, multidimensional y su única meta es tratar de recuperar la salud o la mejor calidad de vida posible de estos niños. Proyectos innovadores como éste son la respuesta a la necesidad actual en Pediatría con una creciente masa de niños médicamente complejos que nacen con o sobreviven a condiciones sanitarias complejas prolongadas y/o permanentes. Podemos entregar servicios de calidad pero para ello se requiere un esfuerzo extra y se construyen trabajando, innovando, por ejemplo de alianzas público- privadas como la que tenemos con Fundación Auxilio Maltes y otras, pues colabora en la llegada de recursos directos a los pacientes que son el motivo principal de nuestro trabajo”. 

 

La Presidenta de la Fundación Auxilio Maltes (Ordeny Fundación Milenaria dedicada a la Rehabilitación), Alexandra de Habsburgo indicó que “desde nuestra creación en Chile, el año 1996, vimos que había una gran necesidad de apoyo con infraestructura, con transporte, con materiales, con todo lo que podemos entregar y sobre todo siempre apuntando a la rehabilitación. La sobrevida infantil permite hoy dar a un niño de alta y devolvérselo a los papás, pero ¿qué pasa después con el niño? Algunos pueden tener secuelas, reducción de su capacidad en la esfera física, psiquica, cognitiva o emocional, algunos no pueden caminar, por lo que se requiere seguimiento, atención interdisciplinaria, apoyo con tecnologías e insumos, hacerle visitas a domicilio con diversos profesionales, con un plan claro, para que el niño al largo plazo esté lo mejor posible, dentro de su condición especial y junto a su familia. Reinserción en la medida de lo posible es el lema».    

 

Finalmente el Director del Hospital Roberto del Río, Dr. Ricardo Pinto indicó que “se trata de un verdadero hito para nuestra institución, que se consiguió luego de más de 4 años de trabajo por parte de muchas personas y organizaciones pero principalmente gracias a los esfuerzos de los funcionarios de equipos del Hospital y también de la Fundación Auxilio Maltés, a quienes agradecemos el esfuerzo y apoyo,, lo que ahora nos ayudó a concretar este espacio. Esto significó una inversión total inicial de más de $ 600 millones en un esfuerzo público-privado, con aporte del MINSAL que nos apoyará con recursos pero además con 32 nuevos cargos. Ahora el primer hospital pediátrico de alta complejidad del país se pone a la vanguardia en la rehabilitación con URACI, Unidad que surgió para mejorar significativamente la reinserción social, educativa y laboral futura de niños médicamente complejos y sus familias, quienes provienen de las 8 comunas del norte de Santiago (Independencia, Recoleta, Conchalí, Huechuraba, Quilicura, Colina, Lampa y Tiltil) además de pacientes que llegan al Hospital desde de las III, IV y VIII regiones del país”.