La Dra. Myriam Campbell, Jefa de la Unidad de Oncología del Hospital, y además coordinadora del programa de Cáncer Infantil en el Ministerio de Salud, conversó con CNN respecto a la situación de esta patología en Chile, en donde el programa es de primera línea a nivel internacional, con el cual se ha logrado disminuir la mortalidad infantil por cáncer en un 50%, y que el 75% de los niños se recupera si reciben un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado.

Esta fecha se conmemora para realzar la idea de que todo niño con cáncer merece la mejor atención médica y psicológica, independientemente de su país de origen, raza, estatus económico o clase social, por lo cual se realizan campañas para mejorar la atención y las condiciones en sus países.

En este contexto, la Dra. Campbell explicó que Chile está muy bien posicionado en control y manejo del cáncer, puesto hace ya casi 30 años se cuenta con un programa del Ministerio de Salud, tratando el cáncer de manera integral, desde diagnóstico precoz, tratamiento y seguimiento, siendo atendido el 85% de los casos en el sistema público”. Asimismo, destacó que todo el cáncer infantil está cubierto por el Auge y que nuestro país trabaja en primera línea siendo parte de consorcios internacionales, entregando una atención de excelente calidad similar a países desarrollados.

Respecto a la posibilidad del acompañamiento permanente de los padres a sus hijos con cáncer, la Dra Campbell nos cuenta que es una de las principales deudas, ya que sería importante entregar una licencia al cuidador que trabaja y es el único sostén familiar, sin embargo reafirma que en los Hospitales las visitas pueden ser durante todo el día y noche sin restricción de horario, y que además se trabaja con un equipo multidisciplinario quienes entregan el apoyo a las familias, por ejemplo de regiones o monoparentales, contando a su vez con voluntariados y casas de acogida que son de suma relevancia en el proceso.

Es importante, como reafirmó nuestra especialista, que debido a que el cáncer infantil en la gran mayoría no tiene una causa conocida, los padres estén atentos a la síntomas que pueden afectar a sus hijos como palidez, angramiento y aumento de volumen, por lo que es mejor acudir a su médico precozmente.