53 proyectos fueron presentados por diversas unidades el año recién pasado para remodelar sus lugares de trabajo, siendo 37 las beneficiadas, es decir casi un centenar de funcionarios.

En medio de un contexto sanitario complejo producto de la pandemia, el Comité MEL del Hospital ha buscado impulsar Proyectos Comunitarios que mejoren la Calidad de Vida Laboral de los funcionarios a través de proyectos participativos. El objetivo es priorizar en las ideas busquen establecer espacios seguros, de calidad y con medidas higiénicas que resguarden la salud de nuestros funcionarios.

De esta manera, durante el 2020 el Programa de Mejoramiento de Entorno Laboral del Hospital (PMEL), ajustado a los objetivos y términos de referencia establecidos, recibió 53 proyectos enfocados a mejoras de salas de estar, residencias, baños y vestidores, correspondiente a 37 Unidades para mejorar la calidad de vida laboral, con la asesoría y evaluación técnica de factibilidad y acreditación del Equipo de Recursos Físicos de la institución.

El costo total del PMEL 2020 superó ampliamente el presupuesto inicial otorgado, siendo complementado con aportes del presupuesto de infraestructura del Hospital, como consta a continuación:

En consecuencia, el Programa MEL 2020, apoyado con los recursos del Presupuesto hospitalario, permitió un impacto en toda la comunidad hospitalaria a través de los proyectos presentados por las Unidades, logrando una mejora de la Calidad de Vida Laboral de los funcionarios del Hospital de Niños Roberto del Río, demostrándose con el ello el agradecimiento institucional a su personal por el trabajo, esfuerzo y compromiso entregado, especialmente en estos tiempos de complejidad sanitaria mundial.

Tanya Zapata Sáez, Técnico en Enfermería con 8 años de servicio en nuestro hospital en la Unidad de Policirugía, relata cómo surgió la necesidad de presentar este proyecto para su unidad.

 “En primera instancia queríamos mejorar el cuarto de descanso, el cual era muy reducido, ya que teníamos una mesa redonda y junto a las sillas no permitía un fácil desplazamiento y también casilleros antiguos.

Al ganarnos este proyecto MEL, nos cambiaron los casilleros por unos más amplios y modificaron nuestro espacio de descanso con una mesa adherida a la pared, permitiendo una mayor movilidad, siendo más cómoda nuestra estadía y con un cambio en la apariencia de este lugar.

Este cambio nos benefició y nos motiva a mantener un orden y cuidar este espacio, ya que es más acogedor para cada uno de nosotros y nos da mucha felicidad al equipo de Policirugía”. Concluyo

Edith Olivares Silva (25 años de servicio) y Rosa Silva González (30 años de servicio), ambas TENS de la unidad de Traumatología

Rosa Silva: “Nosotros no teníamos ducha para el personal en nuestra residencia, sino que solamente en los vestidores en el primer piso. Este proyecto se realizó con el fin de subsanar nuestros turnos de 24 horas en pandemia”.

Edith Olivares: “Esto nos favorece, ya que ganamos tiempo y nos es más cómodo, porque podemos ducharnos en nuestros momentos libres de nuestro turno y así poder seguir con las horas que quedan”

“En los vestidores del primer piso, lamentablemente no tenemos tanta privacidad como la que logramos en este baño”, indicó Rosa Silva.

Edith concluye que “en base a nuestras necesidades como unidad y la existencia del MEL postulamos este proyecto y lo logramos, también gracias a este sistema nos han aprobado varios proyectos como casilleros nuevos y ya estamos pensando en un nuevo proyecto para este año”.

Por último, Nathalia Sepúlveda Podestá, tecnóloga medica desde hace casi 3 años en la Unidad de Imagenología, comparte su experiencia con este proyecto MEL.

“En la Unidad de Imagenología no había ningún espacio de descanso, solamente había 2 habitaciones pequeñas que era ocupado para los funcionarios que realizaban turnos.

Por la pandemia esta situación se agravó más, ya que no podíamos compartir un café durante la mañana y tener una buena relación laboral, es por esto que nació la idea de postular este proyecto en donde se unieran estas dos piezas y hacer una para que pidiéramos tener un comedor con una distancia física adecuada.

Ahí comencé a darme cuenta de las falencias que tenían estos espacios y que no solo sería botar una pared y unir estas dos habitaciones. Por ejemplo, los tecnólogos y el técnico de turno no tenían un lugar adecuado para poder descansar, y al ser tan reducido, los demás no podían hacerlo, tampoco tener un espacio de dispersión y descanso, entre otros los cuales eran totalmente incompatibles con la pandemia.

Inicialmente creí que solamente se verían beneficiados los tecnólogos, sobre todo los de turno que no tenían un espacio para poder descansar durante la noche, pero con el tiempo me di cuenta que tuvo un impacto mucho mayor en todo el personal. Me di cuenta que es un espacio de reunión que como unidad nos faltaba mucho, y que nos mejoró las relaciones laborales, beneficiando desde el personal de aseo hasta los médicos, siendo un total de casi 35 personas beneficiadas diariamente, en el turno de día, y en el turno de noche al tecnólogo y técnico de turno”. Finalizo la propulsora de esta idea.

Se adjunta planilla con detalle de programas por Unidad para conocimiento y transparencia; además de imágenes de algunos de los proyectos de infraestructura desarrollados.

Proyectos Programa MEL

Fotografías de Proyectos de Infrastructura

 

A %d blogueros les gusta esto: