En Chile la gran mayoría de las quemaduras se producen en el hogar (90%) y afectan más a menores de 5 años (2 de cada 3), siendo las manos las extremidades más comprometidas. Los agentes causales más comunes son objetos calientes (42%) y líquidos calientes (41%).

Los líquidos calientes sin embargo provocan más hospitalizaciones por afectar habitualmente superficies más extensas de la piel. Las quemaduras por fuego y brasas alcanzan el 5 %, las producidas por electricidad el 2 % y otras como las químicas son ocasionales.

En vacaciones de invierno, los niños pasan más tiempo dentro de la casa y por lo tanto aumenta el riesgo de que sufran alguna quemadura.

El contacto específico con estufas y calefactores supera el 40% de las quemaduras en esta época del año. Otras causales frecuentes son el volcamiento de hervidores y tazas de té, el contacto con planchas de ropa o para el pelo, y las quemaduras por guateros.

En el centro sur del país las quemaduras en niños aumentan en los meses fríos entre un 25 a 30% especialmente entre junio y agosto. Esto se debe a que los niños permanecen más tiempo dentro de sus viviendas donde están los riesgos de lesionarse.

Prevención para este invierno

La Subsecretaria de Salud Pública, del MINSAL, doctora Paula Daza hace una llamado a la ciudadanía porque: “Las bajas temperaturas ambientales favorecen el uso de sistemas de calefacción dentro del hogar; al mismo tiempo los niños permanecen más tiempo dentro de sus casas por el frío lo que los expone también con mayor frecuencia al contacto con objetos calientes como al volcamiento de líquidos hirviendo”.

 

Recomendaciones para la población a la hora de calefaccionar:

9 de cada 10 niños se quema en el hogar y en presencia de un adulto.

-Colocar una barrera entre el niño y el calefactor que ocupa (por ejemplo, un mueble u otro objeto); ubicar las estufas móviles en un rincón de la habitación, nunca en un pasillo, lugares de circulación ni al centro de la habitación.

-Establecer un área de juego en un lugar alejado del calefactor, evitar que el niño juegue o toque el calefactor, incluso cuando esté frío.

-Evitar colocar elementos encima de las estufas y no utilice los calefactores para secar ropa ni otros utensilios.

-Evite el uso de andadores, estos permiten que los lactantes se acerquen con facilidad y rapidez a lugares peligrosos.

-Procure planchar en un lugar alejado de los niños y guarde la plancha en un mueble cerrado y con el cordón enrollado.

-Tome precauciones especiales y aleje a los niños si tiene encendido el horno.

 

-En cuanto al guatero se sugiere: Idealmente no utilizar. Si no tiene otra opción, el guatero se debe renovar en cada temporada invernal. Antes de su uso revise el estado de la goma y el cuello. No usarlo en contacto directo con el cuerpo o los pies; prefiera colocarlo entre las frazadas y retirarlo en el momento en que la persona se acuesta. Llenarlo solo 3/4 de su capacidad con agua y no usar agua caliente recién hervida.

-No saque el hervidor eléctrico de la cocina. Una vez que lo use vierta el agua sobrante a un termo o elimínela.