La tradicional Reunión Clínica, que realizan la Universidad de Chile y el Hospital Roberto del Río, tuvo un invitado que consiguió un alto interés, logrando llenar el auditorio. Se trata de José Andrés Murillo, Filósofo, Magister en Sociología del Poder, Doctor en Filosofía  y Ciencias Políticas, quien además es uno de los Fundadores de la Fundación Para la Confianza.

Gracias a las gestiones del Comité de Intervención en Maltrato Infantil de nuestro Hospital, el que tiene dos décadas de trabajo en el tema, Murillo expuso sobre el tema “Denuncia y Develación”. “Agradezco esta invitación pues es necesario crear conciencia de red interdisciplinaria para poder enfrentar probablemente una de las epidemias más importantes a nivel mundial y que más destrucción tiene en la biografía de las personas, que es el abuso infantil, especialmente el abuso en el ámbito de la sexualidad y todo lo que viene después, porque yo me he dado cuenta de que las personas que han sido víctimas de abuso el momento más traumático ni siquiera es el abuso sino que la falta de reacción empática del mundo organizacional, de la familia, de la justicia” señaló el profesional.

Uno de los cerca de 100 participantes de esta reunión fue Germán Reyes, psicólogo de la Unidad de Salud Mental del Roberto del Río, quien destacó la relevante labor del Comité de Maltrato del Hospital e indicó que “cuando vi los avisos que venía José Andrés Murillo, que es una persona de trascendencia en la sociedad nacional,  quise asistir porque es un tema de suma importancia, especialmente para nosotros que estamos en el ámbito de la salud y que nos vemos involucrados en la atención de niños y que a veces no le damos la importancia que tienen estas situaciones”.

Por su parte, la Dra. María Isabel Galaz, Infectóloga del Hospital Roberto del Río y quien es parte del Comité de Maltrato dijo que “cuando planteamos hacer una reunión este año la idea era volver a encender las alarmas, volver a motivar a la gente a preocuparse del tema. Queremos  abrir la mente a la capacidad de comprender que éste es un tema que nos toca a todos y que nos obliga a todos, que no es un tema de opción. Debemos hacernos cargo y en ese aspecto la reunión superó todas mis expectativas, espero que esto sea el impulso para un año intenso en equipo y que nos permita seguir creciendo como Hospital y como individuos que atendemos niños”.

Al cierre de la jornada José Andrés Murillo se refirió nuevamente a la empatía como una emoción fundamental para enfrentar este tipo de situaciones tan traumáticas en la vida de cualquier persona, pues asegura que se trata de una actitud ante la vida que si bien no es una herramienta técnica sí se puede ir trabajando.  “No es tanto el abuso, o el maltrato lo que va a generar la bifurcación en la vida de una persona que ha sido abusada, sino la actitud de todos quienes supieron o debieron saber de ese trauma y cuáles fueron las acciones que ellos tomaron. Si es que fue una actitud de empatía se va por un lado; y si hay una actitud de indiferencia o incluso algún tipo de complicidad pasiva o activa, muchas veces esa persona va a ver en su vida una carga mucho más traumática y difícil de superar”.