Especialista Psicóloga Vanessa Koppmann

La ansiedad y el estrés de los días previos a la PSU, son factores que afectan a muchos jóvenes, lo que puede perjudicar su rendimiento en dicho examen. Es por esto que es recomendable seguir algunas indicaciones que favorezcan la concentración, y el bienestar físico y emocional para un momento relevante dentro del proceso educativo.

Nuestra especialista, Psicóloga Vanessa Koppmann de la Unidad de Salud Mental del Hospital Roberto del Río, aconseja que es fundamental cuidarse antes y durante la PSU, dormir y comer bien, sin embargo explica deben “tratar de ser y hacer como siempre, nada muy distinto a lo cotidiano, alimentarse de manera normal, sin innovar en algún plato proteico o diferente a lo regular, y por supuesto no tomar medicamentos a menos que sea indicado por un especialista”.

Pero, ¿qué hacer con los nervios y la concentración?

psu-cuadro“Tener nervios es natural”, expresa con énfasis nuestra Psicóloga, la ansiedad se encontrará presente en este proceso, lo importante es saber controlarla. “Hay que manejar la ansiedad, no intentar que desaparezca, la ansiedad no es mala, sirve para estar a atentos, concentrarse en una frase, fijarse en un elemento específico. Un poco de ansiedad está bien, al contrario el extremo nos puede hacer que se pierdan y bajen la capacidad de concentración, subiendo la angustia, lo que podría impedirle realizar la prueba, en un caso extremo”.

Además, nos recomienda que se detenga el estudio 3 o 4 días antes, realizando actividades que les gusten y que cada joven sepa que lo relaje, como juntarse con amigos, salir con los padres, ver una película, hacer deporte, etc., lo que ayudará a bajar la tensión y la angustia. La psicóloga afirma que “el manejo de la frustración y la ansiedad, es un proceso muy personal, no existe una receta para ello, pero es primordial conocerse y que los propios jóvenes que dan PSU sepan que los calma o que les ha ayudado en otras ocasiones”.

Por otra parte, la noche anterior y los días de las pruebas podría ser beneficioso efectuar ejercicios de respiración los que ayudan a calmar y bajar la tensión, inhalar y exhalar conscientemente, u otras técnicas de concentración como cerrar los ojos y fijarse en un sonido lejano, luego uno a mediana distancia y finalmente cercano.

Asimismo, es imprescindible que realicen el reconocimiento de sala y que sea de la misma manera que en el día de la prueba, si irán en micro, en auto o a pie, se van de esa manera, recomienda Vanessa Koppmann, “Antes de salir es bueno hacer un recorrido mental, y luego de manera presencial, sentarse en el puesto si es posible. Una vez que se enfrentan a esta situación, la segunda vez será menos tensa”, añade.

¿Cuál es el rol de los padres?

En cuanto a los padres es importante que se conecten con sus hijos y fortalezcan las redes de apoyo en este esencial período,  siendo un pilar para ellos antes, durante y después de rendir la PSU, momentos en que se viven diferentes estados de ansiedad y también frustración.

“En este momento los padres no debiesen mostrarles la ansiedad a sus hijos, tienen que darles calma y ser su soporte. Si están muy nerviosos vayan a dar una vuelta o enciérrese en su pieza mientras se le pasa. Ahora es cuando deben estar más amorosos, consentirlos, aguantar los instantes de nerviosismo o irritabilidad de sus hijos, no es un momento fácil para ellos, y ustedes deben generar un buen ambiente en este periodo. Tolérenlos, acéptenlos, escúchenlos, no es tiempo de retos o presiones”, enfatiza nuestra Psicóloga Vanessa Koppmann de la Unidad de Salud Mental de nuestra institución.